viernes, 11 de noviembre de 2011

EN EL CENTRO ARGENTINO DE TEATRO CIEGO – BUENOS AIRES

Inaugurado el 4 de julio de 2008, “El Centro Argentino de Teatro Ciego”, está ubicado en la calle Zelaya 3006, esquina Jean Jaurès, en un centenario edificio del Abasto, que conserva su estado original.


Ideado por Gerardo Bentatti protagonista y productor general, y Martín Bondone como director general, debe su nombre a que las obras que allí se representan se desarrollan con la mayoría de actores y músicos no videntes, mientras que en la sala, también el público permanece en total oscuridad.

Dicho con otras palabras, Martín Bondone se encarga de indicar al público que formen filas de diez personas, tomándose de los hombros de quien tiene adelante, ingresando de esa manera a la sala totalmente oscura, comenzando a agudizar los otros cuatro sentidos, siendo ayudados por los actores para ubicarse en sus asientos.

Ya sentados, descubrirán que están compartiendo una mesa y cenarán a ciegas, sin cubiertos, y sin poder ver lo que están comiendo y bebiendo, que deberán averiguar por el tacto, el olfato y el sabor.

Sólo podrán escuchar a los actores, de manera, que no podrán saber si son jóvenes o maduros, si son galanes o no, o si están vestidos acordes a los personajes que interpretan, por ejemplo, al igual que con los cantantes y músicos, que tantas veces son más apreciados por su vestuario, el espectáculo y las luces, que no permiten en cierta medida apreciar el talento.

Luego de aproximadamente 1.30 horas, finaliza el espectáculo y se encienden las luces. Recién en ese momento es cuando el auditorio por primera vez pudo observar la puesta en escena, los actores que imaginaron, o la disposición de las butacas.


En el sitio Web del “Centro Argentino de Teatro Ciego” (http://teatrociego.org.com), puede leerse el resumen siguiente:

El "Teatro Ciego" o "Teatro a Ciegas" es una nueva forma de sentir lo real; así, al estar inmersas en un espacio sin luz, las personas se ven obligadas a percibir la realidad desde otro lugar, con otra magnitud. Esta técnica se ofrece como un medio que facilita el desarrollo de las capacidades de cada individuo, a la vez que fomenta el trato igualitario y la empatía, destruyendo los preconceptos de la imagen y los efectos negativos que su idealización produce. No es un teatro "de" o "para" ciegos, sino de y para todos ya que permite el desarrollo de las potencialidades de todos y de cada uno porque todos estamos incluidos. En el Teatro Ciego se borran las diferencias entre las personas, diferencias que son aparentes y que sólo se perciben a través de la vista.


Existen varios videos de los teatros a ciegas en general, pero recomiendo dos del “Centro Argentino de Teatro Ciego”, http://www.youtube.com/watch?v=S4Xo8BUyFgQ&feature=related

Con respecto a Carlos Gardel, en “El Centro Argentino de Teatro Ciego” existen dos murales, obras del artista plástico Marino Santa María.


Uno de ellos está ubicado en la ochava de la esquina de Jean Jaurès y Zelaya, pintado sobre las persianas.



Posteriormente le fue agregado el letrero del “Centro Argentino de Teatro Ciego”.



El segundo mural fue realizado en la pared lateral del teatro, sobre la calle Zelaya.



Delicado trabajo de azulejado, fue efectuado con posterioridad al anterior, y una vez que el teatro ya había sido inaugurado, como puede apreciarse en la siguiente imagen, antes de su realización.


En ambos murales, la imagen de Gardel es similar, característica de los trabajos de Marino Santa María, quien posiblemente sea al artista que más murales haya realizado del “Zorzal Criollo”, principalmente en el Abasto.

No hay comentarios: