domingo, 19 de mayo de 2013

No me lloren, crezcan – Buenos Aires


Alguien, sabiendo que estaba llegando al fin de sus días, pronunció la frase: “No me lloren, crezcan”, dando a entender que en vez de lamentarse por su muerte, tomen sus ideas, pensamientos, u obras, como ejemplo y continúen adelante aunque él ya no esté físicamente.

Quién dijo esta frase, y qué tiene que ver con Carlos Gardel es lo que trataré de desarrollar en esta entrada.

Lo primero que hice fue buscar en los motores de búsqueda de Internet, notando que la mayor parte de los resultados obtenidos dan como autor de la frase a Miguel Angel Peralta, más conocido como el rockero Miguel Abuelo, nacido el 21 de marzo de 1946, uno de los pioneros y líderes del rock nacional desde la década del 70 cuando creara “Los abuelos de la nada”, tomando una frase de Leopoldo Marechal sobre los “padres de los piojos, los abuelos de la nada”.

En el 86 estaban presentando Cosas mías, el último disco editado con Los Abuelos, y la fiebre lo seguía de cerca. Era su inefable aliada. Cada show donde volcaba todas sus energías lo iba consumiendo de a poco, sin saber por qué, ya que el sida era una amenaza desconocida. Sin embargo siempre miraba hacia adelante. “No me lloren, crezcan”, les repetía a sus conocidos, y era su manera elegante y poética para darse aliento y, de alguna forma, despedirse lentamente de sus amigos.
Miguel Abuelo: detrás de las canciones, por Ignacio Portela.


Cerca de su muerte, el abuelo dijo a sus amigos: No me lloren, crezcan. Murió el 26 de marzo de 1988 de un paro cardíaco causado por su infección de VIH. Paradójicamente, su última gira se llamó “No me lloren, crezcan”.
Publicado el 12 de Enero del 2011 en http://tn.com.ar

Se fue diciendo: “No me lloren, crezcan”. Antes de fallecer Miguel dejó su mensaje: "No me lloren, crezcan". Fueron sus últimas palabras con la compañía de su disco solista "Buen día, día"; según el propio Abuelo, su disco más preciado.
Publicado el 22 de marzo de 2013 en http://www.eldiario.com.ar


El 24 de Febrero de 1988, Miguel Abuelo y su nueva banda, tenía dispuesta una actuación en el Velódromo Municipal de Buenos Aires que fue suspendida a raíz de una fiebre sufrida por Miguel - Estaba enfermo de Sida.
Murió un 26 de marzo de 1988. Sus últimas palabras fueron: "No me lloren, crezcan"; haciendo referencia a su deseo de que la banda continuara sin él.
Algunos dicen que esta frase brotó de los labios del General Perón en alguna oportunidad.
Por Antonio Rico, en http://www.derf.com.ar.

A principios de 2009, la célebre frase apareció en el puente de la avenida Juan. B. Justo, sobre la avenida Córdoba, sin mencionar quien la había pronunciado, ni el autor de la pintada, aunque se pensó equivocadamente que era obra de Oscar Brahim, tal cual surge del reportaje que le hiciera Nora Sánchez, publicado el 26 de junio de 2011 en, http://www.clarin.com, del cual recopilo lo siguiente:


“El artista detrás de las misteriosas frases del puente de Juan B. Justo. Es Oscar Brahim y las empezó a escribir y pegar en 2002, mientras trabajaba como taxista”.

Las frases empezaron a aparecer en 2002. La primera fue “Necesito niños”. Se sucedieron otras, a veces ambiguas, otras reflexivas: “Escoja su recompensa”, “No hay hachís”, “Somos el resultado de lo que pensamos”. Y quienes pasaban por debajo del puente de Córdoba y Juan B. Justo, empezaron a buscarlas. La identidad del autor siempre fue un enigma. Se rumoreaba que era un taxista que alguna vez se había dedicado a intervenir publicidades en la calle. Clarín se encontró con él en un bar de Villa Urquiza: Oscar Brahim contó su historia.
“Una vez pasé por debajo del puente de Córdoba y vi a unos pibes pegando afiches del Partido Obrero. No era tan peligroso. Me hice hacer el abecedario en Helvética Gold con cierto tamaño y escala y, con un cartón grueso, armé las letras blancas. Justo lo habían agarrado al padre Grassi. Y cuando le conté a mi compañera que iba a escribir ‘Necesito niños’ en el puente, me dijo que me iban a meter preso. Yo le respondí que iba a ser como una solicitada anónima y que estaba hablando del niño interno. Fui de día, con dos amigos, y pegué la frase con engrudo”.
Con el tiempo, las frases se volvieron filosóficas. “Inicié un trabajo interno. Estudié el taoísmo y después empecé a participar en grupos metafísicos”, explica Brahim. Y el puente hizo pensar a todos, con frases surgidas de esas búsquedas: “Somos responsables de lo que vemos”, “Cada víctima es secretamente un victimario”, “Los obstáculos no son nada excepto nuestros propios pensamientos”.
Para entonces, se rumoreaba que Brahim podía ser el autor. Y alguien empezó a modificar las frases. “Una vez puse ‘No subestimes el poder de la negación’ y me cambiaron negación por felación. No me gustó, porque si venía un pibe con el padre le iba a preguntar qué era felación. Otra vez alguien puso ‘Queremos ir al infierno’. Entonces me tomé un descanso. Pasaron unos meses y nadie puso nada. Hasta que escribieron ‘No me lloren, crezcan’.
Yo volví hace un par de años. El 8 de marzo, puse ‘Víctima de ti mismo’, porque me lo pidió una amiga, con la que hablamos de eso, de que uno es víctima de sí mismo, aunque no lo queramos ver. Hace poco alguien borró ‘víctima’ y puso ‘seis de copas’. Y me dije, ok, esta va a ser la última frase.


Previamente, el 16 de febrero de 2009, el titular del sitio http://suelto.net/, había subido una foto de la frase pintada en el puente, adjudicando la autoría de la misma a Oscar Brahim, lo cual motivó el siguiente comentario de un lector: ¿Cómo puede ser que le endilguen a un interventor urbano una frase tan famosa del Gral. Perón de antes de su muerte, y que luego parafraseara Miguel Abuelo también, minutos antes de su muerte?

Al notar por segunda vez que se mencionaba al general Perón, fui a buscar que podía encontrar en la relación del ex presidente con la frase en cuestión.


Comienzo por el citado Antonio Rico en http://corrientes.derf.com.ar, en una nota del 8 de julio de 2007, titulada justamente “No me lloren; crezcan”.

El Perón que ganó en 1946 lanzó aquel eslogan que decía: "No me lloren. Crezcan". Y palabras más, palabras menos, fue la frase que repitió Carlos Reutemann a cada uno de los que, semana a semana y por más de una año, visitaron su despacho del senado nacional, absolutamente convencidos que la única forma de derrotar a Binner era que “jugara” o que volviera a intentar llegar a la gobernación de la provincia. Sin embargo, el ex gobernador, sobrio y templado, como siempre, innovó el sentido de la frase: “No me lloren. Crezcan”.

En este contexto, nuca más acertada la frase “No me lloren, Crezcan” para todos los santafesinos que seguimos aprendiendo a participar... disentir y crecer... para dejar de llorar.


Poco más de un año antes, en el discurso del diputado José María Díaz Bancalari, del 23 de febrero de 2006, por la “Expresión de repudio al decreto 4.161/56”, publicado en el sitio de la Cámara de Diputados, http://www.diputados.gov.ar, expresaba:

El Perón que ganó en 1946 lanzó aquel eslogan que decía: "No me lloren. Crezcan". Así debemos crecer todos los argentinos, para defender -como lo haremos a renglón seguido- la soberanía de nuestra Nación y nuestros recursos naturales contra la polución ambiental.

Tanto Rico como Díaz Bancalari no mencionan cuando ni donde dijo Juan Domingo Perón la frase conocida. Inclusive no le veo sentido citar el 24 de febrero de 1946, fecha en que asume su primera presidencia, cuando más lógico sería que la hubiera pronunciado en su tercera presidencia, inconclusa por su fallecimiento en 1974.

En cambio, es más justificada la frase si hubiera sido expresada por su segunda esposa, Eva Perón, tal cual se da a conocer en http://discepolin.blogspot.com.ar, el 17 de octubre de 2009, bajo el título “Feliz Día de la Lealtad”.

Perón -con su don para hacer chistes macabros a costa de sus seguidores- decía que cuando los peronistas se pelean en realidad se están reproduciendo.
Y tenía razón, ya que las células cancerosas de la franquicia encuentran terreno fértil en la misma desesperación y furia que crean con sus políticas y dirigen hacia afuera -al mítico FMI o más seguido, a los otros "peronistas"-.
Pero era más útil el consejo de Evita -siempre desoído- a sus seguidores: "No me lloren, crezcan".

En su blog http://nomellorencrezcan.blogspot.com.ar/, su autora que se identifica como Ana María, desarrolló una única entrada con fecha 9 de mayo de 2011, la que tituló “Significado del nombre”, la cual dice:

Como mujer, nacida felizmente peronista, en un hogar de la resistencia, aprendí desde muy niña el valor de las palabras lealtad, lucha, convicción.
Y esta frase de Evita "no me lloren ,crezcan" la sentí como un mandato, un legado que me significo siempre el sentido que tiene la vida, crecer permanentemente en los valores que fuimos concebidos y formados y tratar de trasmitirlos de generación a generación, con trabajo, ejemplo y responsabilidad.

Si bien no se tiene la certeza de que la frase haya salido de los labios de Evita, entiendo que es más probable que haya sido ella quien la pronunció a principios de los años 50, que tal vez no haya sido más difundida por sus seguidores, como bien se explica en http://discepolin.blogspot.com.ar, por ser un consejo que no sirve como argumento partidario para conseguir más votos en una elección.

Corresponde ahora analizar la relación de Carlos Gardel con la frase “No me lloren, crezcan”, pues entiendo que jamás fue dicha por el magno cantor, ya que él no podía saber que la muerte lo esperaba en Medellín.

Me parece más correcto pensar que puesta en labios de Gardel, la frase quiere transmitir su siempre viva presencia, acompañándolo en monumentos, murales, afiches, etc., dentro de los homenajes permanentes que recibe.

Veamos a continuación algunos ejemplos:

► Al cumplirse 67 años de la desaparición física de Carlos Gardel, es decir el 24 de junio de 2002, La Red 21 en su página http://www.lr21.com.uy, así recordaba al “Morocho, engominado y eterno como un Dios”.

Si la credibilidad en torno del cantor resistió los embates de las crisis más variadas que tuvo el tango en los últimos años y su figura se acrecentó, no será sólo porque cada día cante mejor.
La explicación de este fenómeno y singular enigma debe andar por algún lado, posiblemente traspapelada en ese archivo de preguntas sin respuestas que nos planteamos los rioplatenses todos los días.
Desde su trágica muerte hasta nuestros días, tangueros, periodistas, historiadores, escritores y plumas de diferentes niveles y procedencias se han interesado por el fenómeno Carlos Gardel.
Todos ellos parten del tácito reconocimiento de méritos y virtudes del artista, intentando desentrañar el porqué de una gloria y de un mito que lleva decenios de existencia.
Cuantos más años se cumplen de su muerte, mayor es la consideración intelectual a la que asciende Gardel como un hecho cultural y popular por el cual muchos sienten el gusto y el regusto de estudiarlo y analizarlo.
Ocioso sería repetir nuevamente la historia del cantor, que ha sido, muchas veces, bastardeada por una montaña de historias exageradas contadas por gardelianos de todas las épocas y repetidas con palabras patéticas, llorosas y por momentos engoladas, por diversos oradores, en los homenajes de cada aniversario de su muerte.
Pero otros lo sienten de diferente manera. Hace unos años, circulaban por Buenos Aires jóvenes con unas remeras en las cuales se encontraba la sonrisa de Gardel y su sombrero junto con una leyenda que más parecía una advertencia: “No me lloren, crezcan”.

No me lloren, crezcan. Así decía un graffiti que pobló las calles del Abasto hasta hace poco tiempo y firmaba un tal Gardel. Ya no está. Pero ahora la gente espía la intimidad del cantor en su nueva casa-museo, parte del emprendimiento Cultura Abasto, con el que Gobierno de la Ciudad y empresarios quieren revitalizar el barrio y convertirlo en marca internacional.
Diario “Clarín” del 7 de septiembre de 2003. (http://edant.clarin.com).

Y allí, a pocos pasos, con seguridad encontraremos otras manos, y luego otras, y luego... otras. Manos dispuestas a ayudar, a rezar lo seco, a remontar lo caído. Porque ¡a no engañarse muchachos!: un país no se levanta gritando un gol o golpeando un bombo aunque los titulares de hoy nos quieran embaucar con retazos de glorias pasadas. Un país necesita más manos que pies, más hechos que amenazas. Ya lo decía Gardel: "No me lloren. Crezcan". Justo él, que vivió siempre con el corazón en la mano.
Editorial de César Melis del 3 de julio de 2004 en, http://www.eltintero.com.ar/editoriales/editorial030704.htm.

La consigna del stencil es intervenir un espacio blanco, como si la ciudad fuera un lienzo. No es contra el propietario de la pared, siempre se trata de no dañar”, explica Leandro Jacob, quien participó en la edición del libro, ¡Hasta la victoria, stencil!, publicado por la editoral La Marca en septiembre pasado. Unos quince grupos de stencileros contribuyeron con su producción de imágenes que se pueden observar por toda la ciudad de Buenos Aires. Se puede ver a la cara de Carlos Gardel y la leyenda “No me lloren, crezcan”, la cara del gatito de Hello Kitty con el saludo “Hello Kirchner” o la cara del presidente George Bush con orejas de Mickey Mouse y la inscripción “Disney War”, sólo para nombrar algunos.
Publicado en diario Clarín el 8 de noviembre de 2004.

► En el sitio http://www.lacasadelospatios.com.ar/, en la solapa dedicada al barrio de Balvanera, leemos respecto a "La Casa de Carlos Gardel":
Está en Jean Jaurés 735. Fue propiedad del cantor y hoy es una tanguería donde se disfrutan espectáculos tangueros.
Hace unos años, en las sucesivas "estaciones" del santuario de Gardel (la casa donde vivió junto a su madre, la esquina donde cantaba) podían leerse inscripciones de ribetes nostálgicos junto a su rostro engominado: "No me lloren, crezcan"; o bien "Nací en este barrio, crecí en tus veredas".

► El 5 de noviembre de 2008, al ser elegido Maradona como director técnico de la Selección Argentina, para el mundial de fútbol Sudáfrica 2010, escribía Ezequiel Fernández Moores en el diario “La Nación”.

"En Manos de Dios", titularon algunos diarios al día siguiente de la designación. Otra vez Dios, un juego periodístico riesgoso para un Maradona que ya dio muestras sobradas de su vulnerabilidad. Pero ese titular, en realidad, sonó más a miedo que a veneración, por mucho que le duela a los adoradores de Diego, que van de la Iglesia Maradoniana a ese viejecito egipcio que, en plena pirámide, contó al turista que bautizó a su camello con el nombre de Maradona. Su nuevo y terrenal oficio alejará a Maradona de la divinidad. Lo mantendrá sentado en un banco, a la espera de que los milagros, ahora, los hagan otros. No será una apuesta menor para un hombre que, un año y medio atrás, acaso más muerto que vivo, parecía seguir el camino de otros mitos argentinos, como el Che, Evita y Gardel. El Morocho, justamente, tenía su imagen hace unos años en el barrio del Abasto. Alguien le atribuyó una frase que escribió sobre el dibujo. Gardel decía: "No me lloren, crezcan".

► También en la ciudad de La Plata, capital de la provincia de Buenos, encontramos a Gardel con la consabida frase.

Facundo Bañez publicó en el diario “El Día” (http://www.eldia.com.ar), el 2 de agosto de 2009, el artículo “Las paredes hablan”, de cuyo texto recopilo lo siguiente:

Sea con graffitis, stickers o stencils, cada vez son más los jóvenes platenses que se vuelcan al arte callejero para plasmar sobre un muro su ideología o apenas una idea única y fugaz.
Muros, paredes o tapiales. Cualquiera de esos espacios puede ser el lugar ideal para un sinfín de pintadas que pueden ser ilegales pero que, en muchos casos, también son verdaderas obras de arte. El "street art" o arte de la calle, o simplemente graffiti o stencil -según cómo se aplique-, no es más que una serie de intervenciones pintadas sobre muros públicos que irrumpen en el espacio de la ciudad con una ideología que muchas veces ronda el humor, la ironía o la denuncia.

En el universo de las pintadas hay para todos los gustos. Se puede ver a la cara de Carlos Gardel y la leyenda "No me lloren, crezcan". También una leyenda que durante muchos años decoró la pared de 9 entre 47 y 48 pero que ya el tiempo la borró. La frase era corta pero repleta de ironía y lucidez. Simplemente decía: "No ubo error".

► Susana Mulé, fotógrafa profesional, subió a Internet el 14 de enero de 2010, la siguiente foto, tomada en el barrio de La Boca.


La tituló “Gardel en el graffiti”, con el texto siguiente: "No me lloren crezcan", nos dice Gardel desde el graffitti en una pared en la Boca. Y agrega "la primavera es nuestra vida, verás que todo nos sonreirá".

Y es un tango de Le Pera, con música de Gardel, "Volvió una Noche", el elegido para ilustrar el tema del reencuentro desdichado.

► El 27 de junio de 2010, en http://www.boedoweb.com.ar/, se publicaron unos versos de Oscar Conde, Licenciado en Letras (“UBA”). Docente e Investigador, lexicógrafo, historiador, autor de libros y artículos sobre lingüística griega, didáctica clásica, tango, rock, lunfardo y cultura popular, poeta, Miembro de la “Academia Porteña del Lunfardo”.


► En noviembre de 2012, Horacio J. Spinetto publicó en la revista “Dale”, (http://issuu.com), un artículo titulado “Los Gardeles Porteños”, en el cual expresa: Hace algunos años llegó a Buenos Aires por primera vez una delegación, proveniente de la ciudad francesa de Toulouse, de L´Association Carlos Gardel Amis du Tango. Sus integrantes buscaban ansiosamente la impronta gardeliana en nuestra ciudad.

En su recorrida citan la presencia de Gardel en las disquerías de la avenida Corrientes, la famosa pizzería Los Inmortales que tiene en lo alto de su fachada un gran cartel, pintado por Carlos Leonetti en 1955, el “Quiosco del Tango” en la esquina de Corrientes y Paraná, donde Carlitos es protagonista, el “Café de los Angelitos”, los murales de León Untroib y Carlos Páez Vilaró en la estación Carlos Gardel del subte B, y así sucesivamente, sin dejar de citar que al lado el antiguo bodegón Chantacuatro devenido en lujoso restaurant, sobre la pared de la cortada un stencil con la estilizada imagen del “mago”, dice No me lloren, crezcan.

► Eduardo Cambareri (“Gotango”), se autoadjudica la realización en 1983 de grafitis, afiches y collages, en la “Casa Rosada”, los teatros “Colón” y “San Martín”, y en el “Congreso”, de la imagen de Carlos Gardel con traje y sombrero y la leyenda “No me lloren crezcan”.



El 24 de junio de 1985, se vuelve a citar a Eduardo Cambareri en el diario “ABC” de Madrid.


Parecería ser entonces que Gardel con el texto "No me lloren, crezcan", se difundió hasta en Europa, siempre y cuando sea cierto lo dicho en el siguiente foro:

¿Qué quieres que diga tu epitafio? Responde el forista Lucián el 29 de marzo de 2009: Vi uno genial, dedicado a Carlos Gardel. Fue hecho en una lámina por un artista plástico y pintado por toda Europa, incluso en el muro de Berlín. Decía "No me lloren, crezcan".

Cierro la presente entrada, con la misma imagen que la encabeza, publicada en el “Catálogo Acceder” (http://www.acceder.gov.ar/) con su texto correspondiente:


Contenido: Fotografía blanco y negro sobre papel fotográfico brillante de un stencil realizado en la vía pública, con el rostro de Carlos Gardel del que sales dos globos con las inscripciones: “No me lloren, crezcan” y “Abran los ojos”.

No hay comentarios: