lunes, 28 de marzo de 2011

EN LA PLAZOLETA CARLOS GARDEL – COSQUÍN – PROVINCIA DE CÓRDOBA

En la ciudad de Cosquín, en la provincia de Córdoba, Gardel es evocado por la plazoleta que lleva su nombre.

Está ubicada en la intersección de las calles Santiago del Estero y Dr. Juan C. Gerónico, en el barrio Colinas de Mallín.


Hasta el presente no existe ningún monumento erigido a la memoria de Carlos Gardel, siendo precisamente la plazoleta que lleva su nombre por sí misma, el homenaje que se le ofrece en la ciudad.


Sí existe en cambio en Cosquín, un monumento a Gardel en tamaño natural, ubicado a 1260 metros de altura, el cual se encuentra en el cerro Pan de Azúcar el cual fue desarrollado en este mismo blog en el enlace: http://gardelysusmonumentos.blogspot.com/2009/01/en-cosqun-crdoba.html

Agradezco a la amiga Clara Koser, quien estuvo en la plazoleta Carlos Gardel el día 22 de septiembre de 2010, y tuvo la gentileza de enviarme las cuatro fotografías que acompañan esta entrada.


domingo, 27 de marzo de 2011

GARDEL Y LE PERA EN AYACUCHO – PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Habíamos visto en la ciudad de Ayacucho, un busto de Carlos Gardel y un mural con su imagen, en la plazoleta que lleva su nombre, desarrollado en la entrada: http://gardelysusmonumentos.blogspot.com/2008/10/en-ayacucho-provincia-de-buenos-aires.html
       
Ahora veremos algo más en la misma plazoleta, que fuera descubierto por la amiga Clara Koser, cuando estuvo en Ayacucho el 2 de noviembre de 2010, y cuyas fotografías lamentablemente se perdieron, pero que generosamente nos envía las tomadas por Angel Casal Loidi, el 15 de abril del corriente año.


Se trata de un homenaje dedicado a la memoria de Alfredo Le Pera, el cual consiste en un árbol, que lleva el nombre del malogrado autor y compositor, tan ligado a Gardel en la que sería la última etapa de su carrera artística.

En la siguiente fotografía puede verse en el centro el busto de Gardel, a la izquierda de la imagen el árbol dedicado a Le Pera, y detrás y a la derecha el mural con la figura de Gardel y parte de la letra del tango “Vida Amarga”.


En la imagen que encabeza la presente entrada, se reproduce el árbol, en cuyo pie está ubicado un pedestal, donde se apoya la placa conmemorativa.


Y finalmente la placa indicando que el árbol lleva el nombre de Alfredo Le Pera en su memoria, con fecha 24 de junio de 2001, al cumplirse sesenta y seis años de su partida física, colocada por la “Agrupación Gardeliana Ayacucho”.


Valioso y merecido homenaje al poeta y guionista, a quien de vez en cuando se lo recuerda con una placa o en algún mural junto a Gardel, pero no así en este caso, en el cual se lo evoca con un monumento dedicado solo a él.

Alfredo Alfonso De Paula Le Pera, o Alfredo Le Pera Sorrentino, según algunos autores, nació en el barrio Ciudad Jardín, en la ciudad de Sao Paulo, Brasil, el día 4, 6, o 7 de junio de 1900, fecha que tampoco se conoce con exactitud.


Más allá de su nombre y su fecha de nacimiento, lo importante es que con muy pocos meses de edad, es traído a Buenos Aires por sus padres, inmigrantes italianos, quienes se radican definitivamente en la ciudad capital de Argentina.

Estudió medicina, más por voluntad de sus padres que propia, abandonando en cuarto año, para dedicarse a su vocación de poeta y escritor, incorporándose al diario “Ultima Hora”, como comentarista teatral, continuando luego en “El Telégrafo”, “El Mundo”, “El Plata” y “La Acción”.

Su primera obra teatral, “La Sorpresa del Año”, fue estrenada en diciembre de 1927, a las que le siguieron, "Está abierta la heladera", "Gran Circo Político", "La vida se va en canciones", "La plata de Bebé Torres", “Los Modernos Mandamientos”, “Melodías de Arrabal”, "Opera en Jazz", "Piernas de Seda”, "Piernas Locas, Rojas Bocas", "¡Qué quieren los Brasileños!", "Un directo al Corazón", “Ya están secando con Broadway", entre otras, la mayoría de ellas en colaboración con otros autores.

Su primer tango fue “Carillón de la Merced", que escribiera a fines de 1930 junto a Enrique Santos Discépolo en Santiago de Chile, y que estrenara Tania en el Teatro Victoria de Santiago de Chile y luego en el Cómico de Buenos Aires.


Consultando la base de datos de SADAIC, se puede observar que “Carillón de la Merced", fue la única obra que compusiera antes de vincularse a Carlos Gardel.

A fines de 1931, Alfredo Le Pera se radica en París, trabajando para la empresa cinematográfica “Artistas Unidos”, estando a cargo de la traducción al español, de los títulos y diálogos sobreimpresos en las películas.

En 1932 trabaja para la “Paramount” y es allí donde se convierte en el guionista de las películas de Gardel y en el autor de la letra de sus canciones.

No se sabe si fue Gardel quien pidió a Le Pera, o si fue la “Paramount” quien decidió que éste fuera el guionista del “Zorzal Criollo”.

Algunos autores sostienen que Gardel urgido por conseguir un poeta y guionista acudió a Edmundo Guibourg, quien le habría recomendado a Le Pera, aunque también circuló la versión que Gardel estaba molesto por una crítica adversa que hiciera el autor.


En el diario “La Nación del 24 de junio de 2010, el encuentro se relata de la siguiente manera:
El encuentro tiene varias historias paralelas. La primera hipótesis cita el primer encuentro entre los dos protagonistas a mediados de la década del veinte cuando un enfurecido Carlos Gardel fue a recriminarle a Le Pera, por ese entonces periodista dedicado a la actividad teatral, una crítica desfavorable. La otra hipótesis del encuentro tiene más cercanía con el periplo de Gardel por Europa a inicios de la década del treinta. En ese momento, Le Pera trabajaba, entre tantas otras cosas, como subtitulador de una empresa de cine subsidiaria de la Paramount. "El Zorzal criollo" andaba en busca de un socio creativo para dar forma a sus nuevos proyectos musicales y cinematográficos tras el éxito que había alcanzado la película Luces de Buenos Aires.
Edmundo Guibourg, un amigo en común, los reunió en un restaurante de la calle Pigall en París, frecuentado por artistas argentinos en el exilio. La historia es citada por el escritor Rubén Pesce en el libro Los poetas, de Corregidor. "Gardel me pidió que colaborase en su próxima película. Yo le respondí que no era mi oficio -cuenta Guibourg-. Pero en cambio le dije: «Te voy a presentar a un muchacho que podrá servirte de mucho. Algo ha hecho». Cuando le nombré a Le Pera, me dijo: «¡Yo lo conozco de los cafés de Buenos Aires!». Nos reunimos en la esquina del restaurante Rochefoulcauld. Allí se arregló Gardel con Le Pera, a quien llevó luego a los estudios Joinville. En adelante, como se sabe, Le Pera le sirvió de mucho a Carlos porque era muy capaz y, a la vez, un trabajador infatigable. Si algún arrepentimiento tengo de haberlos presentado es porque Le Pera le sacó a Gardel la superstición de viajar en avión." Guibourg tenía razón. La sociedad creativa sólo daría buenos resultados. Le Pera desarrollaría una intuición, un lirismo y un oficio para el que se había entrenado toda su vida y volcaría en letras a personajes hechos a medida de Gardel, lo que lo transformaría en una estrella de Hollywood poco antes de su muerte.

Lo más probable es que se conocieran en Buenos Aires, ya sea en alguna actuación del querido cantor, o en algún espectáculo en que hubieran coincidido asistir, o en algún café de Buenos Aires como expresara Guibourg.

El recordado actor Tomás Simari escribió en 1956 el libro “¡Mi historia la escribo yo!”, donde recuerda que posiblemente fue él quien los presentó en el año 1923 en Buenos Aires.


El relato es breve, ocupa apenas casi la mitad de la página 51, y sintetizo lo escrito por Tomás Simari: Corría el año 1923. Terminada mi actuación en la sala del centro, José Martínez me apalabró para formar compañía y presentarme en su nuevo Teatro de Verano, sito en la calle Pasco, entre Cochabamba y San Juan.
Tenía para mi administración a un jovencito reconcentrado y muy inteligente, que mientras llenaba los bordereaux, escribía letrillas de tango. ¿Su nombre? Alfredo Le Pera.
Una tarde de lluvia torrencial representábamos “El Casamiento de Chichilo”, cuando llegó Carlitos Gardel y así conoció en el Teatro de Verano al gran pibe Alfredo Le Pera.
¿Que de antes habían confraternizado? No lo creo. Pero lo único cierto, es que ambos se tomaron de la mano para el éxito popular, que sólo el dolor de Medellín pudo quebrar.


Sea cierto o no este relato, Gardel y Le Pera prosiguieron cada uno con su respectivas carreras y recién casi una década más tarde comenzarían juntos su inolvidable etapa cuando en París emprendieran una vertiginosa carrera contra el reloj, para la creación de los argumentos de las películas “Espérame”, “Melodía de Arrabal”, y el medio metraje “La casa es seria”, más las diez letras de las canciones incluidas en dichos filmes, aunque aquí hay que hacer la salvedad que Mario Battistella fue coautor de seis de ellas y César Lenzi de otra.


De ahí en más Le Pera será el único autor de los libretos de las películas que Gardel filmara en New York y el único autor de la letra de las veintidós canciones que en ellas canta el “Zorzal Criollo”.


Gardel finaliza sus grabaciones en la Victor, con una versión hablada, para promocionar básicamente los discos del sello, y en cierta medida las dos últimas películas, y la gira. En la grabación también habla Le Pera, quien expresa:

- Yo felicito a Gardel y a la “Casa Victor” por este contrato y en cuanto a mí mismo, al placer de ver registradas mis composiciones en discos de magnífica calidad, se agrega la satisfacción de saberme interpretado por un artista del gran talento de Carlos. Adiós querido publico.


Mucho se ha escrito si Gardel hubiera sido Gardel sin Le Pera, o si Le Pera hubiera sido Le Pera sin Gardel.

Si bien el tema es polémico, cabe recordar que Gardel ya era Gardel antes de conocer a Le Pera, en cambio Le Pera no había trascendido antes de conocer a Gardel. Personalmente creo que la unión Gardel-Le Pera se dio en el momento justo de la corta vida de ambos, y Medellín nos dejó sin tiempo para llegar a conocer otro guionista y libretista que pudiera reemplazarlo, si es que hubiera hecho falta hacerlo.

En síntesis la figura de Gardel por sí mismo, opacó la de sus acompañantes. El público quería ver y escuchar a Gardel, sin importarle quien era el guionista de sus películas y el autor de la letra de sus canciones, como no le importaba quienes eran sus guitarristas o los directores de sus filmes.

Por estos motivos entiendo que son tan escasos los merecidos homenajes a Le Pera, los guitarristas, y la comitiva que acompañaba a Gardel en la que sería su última gira, y en muy pocos monumentos se los recuerda.


jueves, 24 de marzo de 2011

EN BRAGADO – PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Situada a 210 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, Bragado es la ciudad cabecera del partido homónimo.

Surgió hacia 1846 junto a un puesto militar de la época, que fuera creado para evitar el recupero de las tierras por parte de los pueblos originarios, y junto a la Laguna de Bragado Grande, siendo su nombre completo Santa Rosa del Bragado.

Como homenaje al “Zorzal Criollo”, la intersección de las calles Carlos Pellegrini y Rauch, recibe el nombre de “Esquina Carlos Gardel”.

Por allí estuvo la amiga Clara Koser el 2 de noviembre de 2010, enviándome las siguientes dos fotografías:

►Señalización identificatoria de la “Esquina Carlos Gardel”.


►Placa en homenaje a Carlos Gardel, la cual encabeza la presente entrada del blog, cuyo texto no resulta legible, pero es la única que le quedó debido a que las demás fotos lamentablemente se perdieron.

Una posible interpretación del texto de la placa, podría ser la siguiente:



PRESENTACIONES DE CARLOS GARDEL EN BRAGADO

Miguel Angel Morena en su libro “Historia Artística de Carlos Gardel”, contabiliza las siguientes cuatro actuaciones de Gardel en la ciudad de Bragado.

La primera en el año 1912, en gira con Francisco Martino, recorriendo diversos puntos de las provincias de Buenos Aires y La Pampa.


Al año siguiente volvería a la ciudad, junto a Francisco Martino y José Razzano, actuando el 17 de septiembre en el Teatro Francés.


En esta oportunidad “El Zorzal”, utilizó en la presentación su verdadero apellido, es decir Gardes.


El 9 y 10 de agosto de 1921, se lucirá nuevamente en el Teatro Francés, integrando el dúo Gardel-Razzano, con los guitarristas José Ricardo y Guillermo Barbieri.


Su última presentación en Bragado fue el día 6 de mayo de 1933 en el Teatro Constantino, actuando Gardel como cantor solista, con las cuerdas de Horacio Pettorossi, Guillermo Barbieri, Angel Domingo Riverol y Julio Vivas.


lunes, 21 de marzo de 2011

EN VILLA URQUIZA – CIUDAD DE BUENOS AIRES

En un predio ubicado en la Avenida Triunvirato, entre las vías del Ferrocarril Urquiza y la Avenida Franklin D. Roosevelt existía un mural, donde aparecía la imagen de Carlos Gardel.

Daniel, que se identifica como Danirojinegro, subió en http://www.flickr.com/photos/danirojinegro tres fotografías del mural, bajo el acertado título de “Crimen en 3 actos”.

En la Parte 1, fotografió el mural el 20 de abril de 2006, con la leyenda “todas las mañanas, al pasar caminando por esa vereda, para ir a tomar el tren, yo lo veía, en esa actitud que tanto me llegaba”.

YA FUE !!


La segunda parte con la imagen "atrapada" el 05/07/2006... puede verse a Carlos Gardel, (foto que encabeza la presente entrada), escribiendo Daniel el siguiente texto: todas las mañanas, al pasar caminando por esa vereda, para ir a tomar el tren, yo lo veía, con esa sonrisa (para mí) tan "for export"...

pero no importaba, él siempre estaba allí...

YA FUE !!

En el “Crimen en 3 actos” parte final, se ve lo que quedó del mural demolido, y Daniel escribió:
imagen "atrapada" Junio/2008...

MIENTRAS MAS SE,
MENOS SE,
NO SE...
(Roberto "Negro" Fontanarrosa)


En los comentarios de estas tres imágenes tan impactantes, surge la siguiente pregunta: eso era en el playón de la estación de Urquiza no? A la cual responde Daniel: exactamente, era un predio ubicado entre las vías y la calle Roosevelt (donde yo vivía hasta hace 5 meses)
hace muchos años lo usaba el Colegio Sagrada Familia para sus kermeses, hasta hace poco lo usaban los cartoneros para acampar y seleccionar sus cosas
y ya falta poco para que se convierta en una plaza

es verdad, era un hermoso mural...

es muy duro el tema, yo lo tenía a metros de mi casa...

¿Qué más se puede agregar, que ya no se haya dicho?

¿Qué los artistas Gabriela Espósito, Tata Monie”, Mariano García y Gustavo Benito, integraban el Grupo de Muralistas Centro Cultural El Colectivo?

Todo lo que se pueda agregar es en vano. El mural ya no está.
Buscando información sobre los muralistas, pude encontrar abundante información en el sito http://www.artecolectivo.com.ar/ de la cual extraigo la siguiente:

“El Colectivo” fue fundado en marzo de 2000, siendo una cooperativa de formación y producción artística integrada por profesores y artistas de diversas disciplinas, que buscan generar a través de esta propuesta un espacio de encuentro humano y artístico.
Iniciado en el 2002 por Gustavo Benito y coordinado luego por Tata Monie, el Grupo Muralista del Colectivo ha realizado 5 murales en Villa Urquiza y uno en Villa del Parque (Bauness 2640,  (dentro de la casa demolida), Roosevelt y Triunvirato (3 murales que fueron declarados de interés cultural por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, dos de ellos demolidos en 2008 por el mismo Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Emilio Civit y Andonaegui y Estación FC San Martín V del Parque.

Uno de sus integrantes, Tata Moine es egresado de la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredon, con especialización en dibujo y pintura. Entre 2002 y 2006 dirigió la realización de pinturas murales en Villa del Parque y Villa Urquiza, que fueron declaradas de interés cultural por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Otro interesante artículo bajo el título de “Demoliendo Arte” fue publicado en http://www.elbarriopueyrredon.com.ar/ediciones_08/julio_08/noticias_arte%20demolido.shtml

Extraigo una parte del mismo, recomendando la lectura total, pues no tiene desperdicio.
Entre 2001 y 2007, el grupo de Muralistas del Colectivo realizó 6 murales en la vía pública, 5 de ellos en el barrio de Villa Urquiza y uno en la estación de Villa del Parque. Uno de los murales fue demolido por manos privadas en 2007, cuando se vendió la antigua casa de Bauness 2640 para construir una torre. Otros dos acaban de caer, presuntamente por obra del gobierno de la ciudad, en Triunvirato y Roosevelt. Un 50% de demoliciones en sólo seis años es un récord más que considerable para una ciudad que pretende desarrollar patrimonio cultural…

El grupo de muralistas del Colectivo nació en 2001 con unas ganas y una necesidad de expresar en la calle, de compartir en la calle, con la gente, con toda la gente, el trabajo que los pintores hacen encerrados en su taller o muestran en galerías. Nació entonces de un deseo de comunicar, de aportar imágenes diferentes a quienes van a trabajar todos los días por Triunvirato, por ejemplo. Los muralistas hicieron todos sus murales en forma gratuita, reparando primero las paredes rotas, asumiendo los costos y el trabajo de preparación de esas paredes abandonadas, de los materiales, y pasando sábado tras sábado durante meses, de frío y de sol, para lograr ese trabajo grupal. No lo padecieron, lo hicieron con gusto y compartieron gratamente apoyo, comentarios y mates de vecinos y seguidores.

Como reconocimiento a su propuesta, la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires declaró de interés cultural para la ciudad los murales realizados en Triunvirato y Roosevelt, en Villa Urquiza (2006).

Hace unos días, encontramos los escombros de esos mismos murales de interés cultural. No hemos sido anoticiados de las razones de esa demolición. Algunos testigos nos informaron que se trató de una flotilla de Emergencias del Gobierno de la Ciudad. …

A continuación, algunos fragmentos del texto que acompañó la inauguración del quinto mural del Grupo de Muralistas del Colectivo. Texto redactado por Tata Monie, miembro del grupo.
¿De qué sirve una gran obra de arte por la que se pagó millones y está colgada en el living de un coleccionista?

No pongo en duda la exquisita sensibilidad del propietario ante la contemplación de la obra maestra. Sensibilidad que seguramente también experimentarán los allegados a ese coleccionista. Estoy seguro de que sirve para el regocijo de unos pocos.

¿De qué sirve una mega exposición anual de galerías de arte? (…) Estoy seguro de que sirve para llenar los bolsillos de unos pocos.

(…) En fin…todos somos libres y tenemos merecidamente el derecho de gastar y generar dinero en lo que queramos, incluso en una obra de arte. Pero más allá del dinero, las ferias y galerías, está en el artista la necesidad de comunicarse, necesidad que no es ajena a nadie

(…)
Ahora bien, nosotros, un grupo de jóvenes artistas, (…) optamos por hacer de las calles nuestra galería de arte. Así nació hace tres años el grupo muralista del centro cultural El Colectivo, peleándole a la ciudad los espacios saturados por la publicidad y el deterioro al que muchas veces nosotros (los habitantes) contribuimos. Decidimos pelear contra la rutina, contra los que nos dicen qué comer, cómo vestir, a quién votar (…). Contra el color gris, contra quienes hacen del arte algo inalcanzable y privado.

Nuestra mayor recompensa y victoria es ver cómo un abuelo se detiene unos minutos ante la pared, o un padre con sus hijos analizan y critican las formas y los colores distribuidos sobre el muro. (…)"

sábado, 19 de marzo de 2011

CARLOS GARDEL RESTAURANT ARGENTINO – CUERNAVACA - MÉXICO

Está ubicado en la Avenida Cuauhtemoc Nº 125, Plaza Colorines, en Cuernavaca, estado de Morelos, México.

Si bien se trata de un comercio gastronómico, consideramos oportuno incluirlo en este blog, por llevar el nombre del querido Carlos Gardel.


El logo del restaurante, que encabeza la presente entrada del blog, más los cuadros del “Zorzal Criollo”, que se exhiben en las paredes, forman parte de la presencia de Gardel en el local de comidas
.


Fuente de información y fotografías en. http://carlosgardel.ya.st/

miércoles, 16 de marzo de 2011

MURAL “EL TRANSPORTE” – TRELEW – PROVINCIA DEL CHUBUT

La ciudad de Trelew está ubicada en el departamento de Rawson, en el noreste de la provincia del Chubut.

Se comenzó a formar aproximadamente hacia 1886 por inmigrantes galeses, debiendo su nombre al colonizador Lewis Jones, pues Trelew (Tre: Pueblo y Lew: apócope de Lewis), en idioma galés significa “Pueblo de Luis”.

Con una superficie de 350 metros cuadrados, el mural “El Transporte” está considerado hasta el presente como el más grande de nuestro país.


Pintado en las paredes del galpón de la empresa de transporte Don Otto, ubicado en la intersección de las Avenida Fontana y Gales, fue inaugurado el 30 de diciembre de 2006, con la presencia del gobernador Mario Das Neves, su esposa Raquel Di Perna, el vicegobernador Mario Vargas, los diputados provinciales Oscar García y Mario Negrete, los ministros Coordinador de Gabinete Norberto Yauhar y de Educación Mirtha Romero, los secretarios de Salud Graciela Di Perna y de Infraestructura, Planeamiento y Servicios Públicos Manuel Morejón, los subsecretarios de Información Pública Daniel Taito, de Relaciones Institucionales Miguel Rossetto y de Coordinación Económica Luis Tarrío, concejales de la ciudad de Trelew, el director de transporte de la provincia Carlos Marín, el creador del mural Román Cura, vecinos del lugar y trabajadores de la empresa encabezados por su director Gustavo Locev.


Durante el acto hicieron uso de la palabra, el propietario de la empresa Roberto Trapa quien señaló “que la obra significa ni más ni menos el compromiso que tiene esta empresa con su ciudad, con su provincia y con su gente”.

A su vez el intendente local César Gustavo Mac Karthy, “destacó la importancia de incluir el mural al circuito turístico de la ciudad, y felicitó al artista Román Cura agradeciendo este nuevo aporte a nuestra comunidad”.

El mural es un homenaje al transporte en la Patagonia, y refleja los sucesos más importantes y los acontecimientos mas trascendentales vividos en la historia nacional y mundial desde la década del 30, como la Segunda Guerra Mundial, la caída del Muro de Berlín, el mundial de fútbol de 1978, y por supuesto no podía estar ausente CARLOS GARDEL, quien aparece cantando en compañía de su guitarra.


En cuanto al autor de la obra, Román Cura, nació el 15 de diciembre de 1973. Al año de vida se radicó en la provincia del Chubut, comenzando a estudiar pintura a los 8 años de edad, recibiéndose de dibujante publicitario, técnico y decorativo en Córdoba, donde luego creó el Centro Cultural “El Olimpo”.

En Trelew, donde reside actualmente, fundó la galería de arte “Un Lugar”, habiendo realizado varios murales y esculturas públicas, la mayoría de ellas en la Patagonia, y es autor de los libros “Fábrica de Esclavos” y “Planteo de Estructura de Observación Natural Composición por Seguridad”.


El mural “El Transporte” le demandó varios meses de trabajo con sus instrumentos y materiales, utilizando para la composición de formatos libres, el uso de fijadores y pinturas acrílicas para exterior.


La idea de realizar el mural fue concensuada por el Ramón Cura y la Empresa Don Otto, embelleciendo de esa manera los paredones que la firma posee en la esquina de Av. Gales y Av. Fontana de Trelew, desde 1948, cuando fuera adquirido por la entonces compañía “Transportes Patagónicos S.R.L.”, fundada el 26 de Junio de 1938.


En 1953 se transformó en una cooperativa llamada “Transportes Patagónicos Sociedad Cooperativa del Sur Limitada”, y en 1965 sumó una nueva sociedad llamada “Transportadora Patagónica S.A.”, para finalmente adquirir en 1976 la empresa “Don Otto S.A.”, su razón social actual.

Quienes gusten contemplar la obra, se pueden ver en Internet los siguientes videos:

donde Carlos Gardel aparece fugazmente en el minuto 1.30, y detenidamente en el minuto 4.20.


donde al minuto aparece una placa con el titulo del mural, el nombre de su autor, su ayudante Lucas Drago y la dirección de correo de Román Cura. A su lado la firma del autor y el año 2006.


sábado, 12 de marzo de 2011

EN MI GRANJA – PROVINCIA DE CÓRDOBA


Mi Granja es una comuna del Departamento Colón, ubicada a 17 kilómetros de la ciudad de Córdoba capital, siendo fundada en 1967 por Agustín Villafañe del Viso.

Su nombre se origina por su parcelamiento en lotes de poco menos de una hectárea cada uno, destinados a diversas actividades relacionadas con las granjas, como ser avicultura, cultivos, criaderos de cerdos, codornices, conejos y perros entre otros.


El coleccionista Valentín Pazzi, residente en la localidad, posee un museo particular donde atesora documentos, fotografías, discos y partituras, entre otros de Carlos Gardel, más fonógrafos, gramófonos y automóviles, pudiendo verse gran parte de su colección en un reportaje in situ, en el link http://www.youtube.com/watch?v=m6hlUeoHL5o&feature=related

Un fonógrafo de 1888 ideado por Edison para reproducir las viejas grabaciones en cilindros, un gramófono para escuchar la grabación original del disco de Gardel cantando el tango “Buenos Aires”, varias revistas “Caras y Caretas”, la partida de nacimiento de Gardel, varias fotografías del querido cantor, escenas de sus películas, fotos de otros cultores del tango, y partituras de Gardel, Valentín Pazzi los presentó en el programa de televisión “El Show de La mañana”, y debido a su duración está distribuido en tres videos, para ser vistos en el siguiente orden:





El 23 de septiembre de 2010, la amiga Clara Koser visitó el museo privado de Valentín Pazzi, publicando tres fotografías en una de las dos magníficas páginas que Clara posee en Internet, más precisamente en el link http://gardel.us/35a_creyentes_2_de_2

Pero hubo una fotografía que la amiga Clara Koser no publicó, sino que tuvo la enorme gentileza de enviármela para encabezar la presente entrada de este blog.

Se trata de un hermoso busto en bronce de Carlos Gardel, con toda su pinta y su eterna sonrisa, en color dorado que combina perfectamente con su moño negro.


jueves, 10 de marzo de 2011

COPA CARLOS GARDEL – TACUAREMBÓ - URUGUAY

La Copa Carlos Gardel es un trofeo que se entrega al ganador de un torneo cuadrangular de fútbol, organizado por el club Tacuarembó de la ciudad homónima, en su estadio “Raúl Goyenola “, con la participación del cuadro local y equipos invitados.


El primer torneo se realizó en 2007, obteniendo la copa el club uruguayo Peñarol, ocupando Tacuarembó el segundo lugar, quedando el tercer y cuarto puesto para los equipos argentinos Quilmes y Atlético Rafaela, respectivamente.

La segunda edición se disputo en el año 2009, en este caso con un único partido disputado el sábado 15 de agosto entre Tacuarembó y Peñarol de Montevideo, quien volvió a alzarse con la copa.

Entre el viernes 23 y el domingo 25 de julio de 2010, se llevó a cabo la tercera edición de la copa, no siendo invitado el bicampeón uruguayo, participando entonces Tacuarembó, Nacional y Danubio de Uruguay, y el club Deportivo Merlo de Argentina.


El viernes 23 Nacional venció a Danubio por 3 a 0, mientras que Deportivo Merlo derrotó por 2 a 1 a Tacuarembó.

El domingo 25 se disputó la final entre los ganadores, finalizando el partido con un empate en 0, pasando entonces a la clásica definición por penales, que permitió al Deportivo Merlo derrotar a Nacional por 4 a 2, llevándose la Copa Carlos Gardel para nuestro país.


Fue la primera experiencia internacional del Deportivo Merlo, fundado el 8 de octubre de 1954 con el nombre de 9 de Julio, iniciándose en la última categoría del fútbol argentino, la divisional “D”.

En 1968 toma su nombre definitivo de Deportivo Merlo, en 1975 asciende a la "C", siendo dirigido en 1977 y 1978 por el inolvidable “Charro” José Manuel Moreno, llevando su nombre el estadio como homenaje.

En 1986 subió a la divisional "B", y el 30 de junio de 2009 logró el ascenso al Nacional B, al derrotar a Los Andes por 1 a 0, en los dos partidos de ida y vuelta.


sábado, 5 de marzo de 2011

EN EL RESTAURANTE "LA MAROMA" – BUENOS AIRES

El restaurante “La Maroma”, está ubicado en la calle Humahuaca 3702, esquina Mario Bravo, en el barrio de Almagro, siendo también conocido como el bodegón “La Maroma”.

En la serie de murales que ornamentan su fachada nos encontramos con dos imágenes de Carlos Gardel.


La que encabeza esta entrada fue realizada sobre la pared de la calle Mario Bravo, mostrándonos un sonriente Gardel con su mano derecha en el bolsillo del pantalón y un cigarrillo en su mano izquierda. La escena se complementa con un típico farolito.

No pude averiguar el nombre del autor de la obra, pues sólo tiene una breve firma ilegible, que pareciera decir Soku.

La otra imagen de Gardel está ubicada en una de las persianas de la calle Humahuaca, representando al querido cantor en actitud de cantar acompañándose con su guitarra, obra del "Grupo Muralista Ricardo Villar".

En el interior del local también está presente la figura de Carlos Gardel, en las imágenes fileteadas en las paredes.